Lamer la nariz

2 envíos / 0 nuevos
Último mensaje
Consultas realizadas
Lamer la nariz
No se si el caso que le voy a exponer a continuación tiene mas matices de psicología o de sexología pero el caso es cuando mi hijo era adolescente tenía una conducta algo rara: el caso es que mi hijo y sus primos jugaban a un juego algo extraño que consistía en ponerse miel en la nariz de uno y que los demás te la lamieran hasta no quedar ni rastro de miel. Bueno al caso, el caso es que cuando le tocaba el turno a mi hijo y sus primos le lamian la nariz mi hijo me contaba que se excitaba muchísimo cuando sentía el cosquilleo de la lengua de sus primos y el olor de la saliva en su nariz. Ahora ya tiene veintidós años y ya venció a aquella conducta pero por no haberme quedado con la duda de lo que le ocurrió por eso se lo expongo a vd. aunque ya haya vencido a esta conducta extraña. Mi pregunta es mi hijo sufrió alguna parafilia o algun fetichismo de algún tipo? Gracias
Sep
14
2012
Foro
Consultas realizadas
Administrador
Respuesta Sexólogo
Antes de nada es importante entender que el ser humano es sexual desde que nace hasta que muere. No se trata de tener sexualidad. Se es sexual, se quiera o no, se sepa o no. Y en etapas más infantiles existen conductas sexuales pero en un contexto de inocencia, descubrimiento y exploración. A veces la sexualidad infantil es interpretada por el adulto como perversa o patológica, en el sentido de plantearse que a esa edad no “es normal” determinadas conductas. El juego de los médicos, la prenda, beso, atrevimiento o verdad, etc… son juegos con connotaciones sexuales, pero al estar más extendidos, parecen más normales. Lo que quiero decir es que la conducta sexual que describes. El juego de lamerse la nariz, independientemente del sexo de los jugadores, no es otra cosa que una forma de exploración y descubrimiento de las sensaciones que se experimentan con el cuerpo. Cuando somos niños tenemos una necesidad imperiosa de explorar el mundo (lo externo a nosotros) y de explorar el cuerpo (lo interno), así como otros cuerpos. El hecho de la aparición de excitación es algo absolutamente normal porque toda nuestra piel, en especial determinadas zonas, es muy sensible a la estimulación. La aparición de excitación incluso ante un lametón de una persona del mismo sexo no te convierte en homosexual. Al igual que a un hombre le guste obtener placer a través de su ano, no significa que le gusten los hombres. Hace poco vi un video en internet de unas chicas que les ponían enfrente de dos modelos masculinos muy guapos. Les proponían vendarle los ojos y uno de esos modelos pa besaría apasionadamente en la boca. El juego consistía en averiguar quien le había besado de los dos. Cuando le vendaban los ojos, sustituían a los dos modelos por un chimpacé. Las chicas besaban apsionadamente incluso gustándole la experiencia. Después de esta pesada broma, ¿podemos decir que se convertían en zoofílicas? Lo me quiero dejar claro con toda esta explicación es que estas conductas nos solo son normales, sino que también son saludables, libres de prejuicios morales y condicionamientos irracionales. Es la naturaleza humana en bruto, sin corromper aún. Y esta conducta no determina nada en el futuro y mucho menos algo traumático o patológico Lo importante es que nuestros hijos vivan con naturalidad en una familia donde fluya el cariño de forma cotidiana. Sin duda, influirá también el contexto sociocultural, pero nada es más importante que la preparación y los modelos de comportamiento afectivo y cognitivo-conductual que podamos darle a nuestros hijos para que sepan sentir, pensar y actuar de forma proactiva y responsable en cualquier circunstancia o devenir. Espero haber contestado a tu pregunta Un Saludo
Inicie sesión o regístrese para comentar